TRATAMIENTO ENDODONCIA

Varias son las causas que determinan la necesidad de realiza una endodoncia, la más frecuente es la caries dental profunda, que puede afectar al nervio, pero también los traumatismos o golpes en la boca, el aumento de la sensibilidad al frío o al calor, las infecciones de las encías o la necesidad de tallar la pieza para la colocación de una funda pueden causar la inflamación o infección del nervio que nos obligue a realizar la endodoncia de esa pieza.

Es la única manera de conseguir salvar un diente, una vez que su nervio se ha visto afectado por alguno de los mecanismos antes citados.

Al hacerse bajo anestesia local, el tratamiento no es doloroso.

Cuando se pasa el efecto del anestésico, puede aparecer dolor y durar unos días, por lo que a veces se requiere tratamiento médico después de la endodoncia.

Lo normal es que se haga en una sola sesión, aunque será necesario volver ala consulta para reconstruir el agujero de acceso al nervio con un empaste.

A veces es necesario poner un tratamiento médico previo a la endodoncia, pero otras muchas será necesario realizar la limpieza del diente y tomar medicación a la vez. Deberá ser el odontólogo el que dictamine que procedimiento será más adecuado en cada caso.

Estadísticamente, el índice de éxito de las endodoncias se sitúa en torno al95% de las piezas tratadas, por tanto es un tratamiento muy predecible, aunque como todo tratamiento médico, hay un porcentaje de casos que no funcionan y que deben ser tratados de manera alternativa.

Cualquier tratamiento dental produce un aumento de la fragilidad de una pieza dental sana, por eso debe ser el odontólogo el que determine la necesidad de cada tratamiento.

La alternativa a la endodoncia es la extracción de la pieza, y no hay nada mejor que el propio diente.

Es un odontólogo que se ha especializado en la realización de endodoncias, por tanto es el profesional más cualificado para realizarlas.