POST-ENDODONCIA

CONSEJOS POST-ENDODONCIA

  1. Durante las primeras horas el paciente puede tener una sensación de hormigueo debido a la anestesia utilizada en el tratamiento. Masticar cuando persiste ese adormecimiento bucal es peligroso y está totalmente desaconsejado por riesgo de mordeduras en lengua o carrillo.
  2. Una vez pasado el efecto de la anestesia, el paciente puede percibir molestias o dolor que puede durar varios días. El dentista recetará al paciente la medicación adecuada para aliviar esas molestias que no alteran la pieza tratada y que corresponde a la situación previa que llevó a realizar la endodoncia.
  3. Después del procedimiento propiamente dicho, el endodoncista realiza una reconstrucción temporal que se va desgastando. Esta reconstrucción temporal necesita cuidados especiales antes de ser sustituida por la definitiva. No se recomienda masticar alimentos duros o pegajosos, incluso es aconsejable intentar masticar esos días por el lado opuesto a la reconstrucción. Se pueden cepillar los dientes normalmente, pero hay que tener especial cuidado con esa pieza al utilizar el hilo dental para evitar que pueda soltarse.
  4. Tras el periodo de cicatrización y la colocación de la pieza permanente, esta puede ser tratada como el resto de los dientes llevando la correcta higiene bucal habitual.
  5. La reconstrucción definitiva es posible que requiera un sellado periférico que proteja la pieza de fracturas. El endodoncista lo valorará en la revisión del tratamiento.

Después de una correcta endodoncia, el diente restaurado puede durar lo mismo que un diente natural siguiendo los mismos cuidados que requieren estos. Una buena higiene bucodental, alimentación equilibrada y visitas periódicas al dentista son claves tanto para piezas restauradas como para el resto de la dentadura y las encías. Una endodoncia tiene un alto pronóstico de éxito.